junio 25, 2016

Tenía tan mal aliento que al fin fue al dentista. Él solo tuvo que mirar tras sus amígdalas

Es posible que tengas algo escondido en la boca cuya existencia desconozcas, que puede provocarte mal aliento y puede hincharse cuando tragues. Lamentablemente, este inofensivo fenómeno es poco conocido. Las siguientes imágenes no son aptas para aprensivos.
Las personas que sufren amigdalitis con frecuencia suelen tener fisuras en las amígdalas. A estas “grietas” se las denomina “criptas”.
Estas criptas amigdalares pueden infectarse con comida, células muertas o bacterias. Los depósitos de calcio se solidifican formando las llamadas “piedras amigdalares”, que se quedan, obstinadas, en nuestras sensibles amígdalas. Según un estudio, 1 de cada 4 pacientes sufre amigdalitis. 

Estas “piedras” pueden causar dolor, infección de oído, y, especialmente, mal aliento. Por ese motivo, es importante sacarlas.

Pero ¿cómo? Hay dos formas de hacerlo: las piedras amigdalares que están cerca de la superficie son fáciles de ver. Son como trozos blancos. 

 

i las presionas con cuidado con el final del bote de pasta de dientes o con un bastoncillo de algodón, normalmente se caerán solas. A veces pueden retirarse con un cepillo de dientes eléctrico. No temas si te tragas una de estas piedras. 

Si sospechas que puedes tener piedras amigdalares y no te atreves a sacarlas tú solo, o te duelen, es mejor que acudas a un otorrinolaringólogo o dentista. Estos podrán extraer las piedras sin problema y darte consejos de cómo evitar que aparezcan la próxima vez. 


loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies