marzo 10, 2016

Descubre la historia de Dindin, el pingüino agradecido, una tierna historia que esta dando vueltas por todo el mundo.

Un pingüino nada cada año más de 8.000 kilómetros para visitar al anciano que le salvó la vida en 2011

Dindim, un pingüino de Magallanes, apareció agonizante en una playa de Brasil hace ya cinco años. Joao Pereira de Souza, un pensionista local de 71 años, lo encontró moribundo entre unas rocas, cubierto de crudo. El hombre llevó a su casa al animal, donde lo limpió y se esforzó por mantenerle con vida durante una semana. Una vez recuperado, Joao devolvió al pequeño pingüino al mar.

Lo que Joao no esperaba era que el animal fuera a volver unos meses después a la misma playa donde un día lo rescató.

De hecho, hoy día el ave marina, ya bautizado como Dindim, pasa ocho meses al año conviviendo con el anciano. Cuando llega la época de reproducción, el pingüino nada hasta a las costas de Argentina y Chile. Pero tan pronto como su instinto de preservación de la especie se lo permite, vuelve a la casa del señor Pereira, la que ya es su hogar.

Dindim ya ha marchado y regresado en cinco ocasiones. Tal es el lazo que une ave y humano, que Joao Pereira afirma que “cada año se muestra más feliz” de verle. “Es como si fuera mi propio hijo, y nadie más puede tocarlo, si otra persona lo intenta, le pica”, relata el anciano.


loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies